Rittal lanza al mercado una generación de refrigeradores completamente nueva bajo la denominación Blue e+: un salto cualitativo en cuanto a rentabilidad. Aparte de la eficiencia energética notablemente superior frente a las soluciones de refrigeración anteriores, estos aparatos puntúan también en materia de flexibilidad, seguridad y manejo. Con estos sistemas para la técnica de armarios de distribución se subraya nuevamente la pretensión de liderazgo tecnológico en la climatización de sistemas. 

Se estima que a escala europea hay aprox. 2 millones de refrigeradores
en armarios de distribución conectados a la red que, con una potencia de consumo total supuesta de 2 GW (1 kW por aparato, como media), albergan un potencial de consumo relevante para la economía en su conjunto y son responsables de la emisión de aprox. 4 millones de t de CO2 al año. Rittal, el principal fabricante de sistemas para la climatización de armarios de distribución del mundo, se ha marcado el objetivo de reducir el consumo energético de los refrigeradores hasta el punto de que realicen una aportación positiva significativa a la protección del medio ambiente y permitan responder a los crecientes costes energéticos.

Blue e2

Ahorros de energía de hasta el 75% en los tests

“Con el fin de mejorar notablemente la eficiencia energética, en su nueva generación de refrigeradores Blue e+, Rittal apuesta por primera vez por un innovador método híbrido patentado”. Este sistema utiliza una combinación de un refrigerador de compresor y un heat pipe, que se encarga de la refrigeración pasiva. El compresor sólo se pone en funcionamiento cuando la refrigeración pasiva ya no resulta suficiente.

La estrategia de regulación del modo híbrido influye de forma determinante sobre la enorme mejora del rendimiento. Este modo operativo está optimizado para la eficiencia energética en el régimen de carga parcial. Gracias a ello, el aparato Blue e+, trabajando en régimen parcial del 15% dentro del modo de uso exclusivo del heat pipe, es 6 veces más eficiente que un refrigerador convencional. Dentro de un régimen de carga parcial del 65% ambos sistemas trabajan en modo híbrido y son, de esta forma, 4 veces más eficientes que un aparato convencional.

Incluso la eficiencia energética de la refrigeración puramente con compresor de la nueva gama de aparatos es muy elevada. Tanto en los ventiladores como en el compresor se emplean motores a c.c. Gracias a la tecnología inverter, que permite ajustar las revoluciones del compresor y del ventilador mediante un regulador de tensión, se pone siempre a disposición exactamente la potencia de refrigeración necesaria. De esta forma el consumo energético desciende notablemente en comparación con una solución convencional.

Entrada multitensión para las redes

En este nuevo desarrollo también se ha prestado especial atención a la rentabilidad en otros ámbitos. Gracias a la aptitud multitensión de todos los aparatos, éstos se pueden operar de forma flexible en todas las redes de suministro eléctrico habituales en el mundo. El rango de tensiones de entrada va desde los 110 V (monofásica) hasta los 480 V (trifásica), para frecuencias de red de 50 ó 60 Hz. La gran ventaja, que beneficia especialmente a los fabricantes de maquinaria con actividades internacionales, es el menor esfuerzo logístico. El refrigerador es siempre el mismo, independientemente de si hay que entregar la máquina en Japón, en EE.UU. o dentro de Europa. Esto se traduce no sólo en una reducción notable de las variantes de aparato, sino también en una simplificación considerable de la logística de los repuestos.

Mayor seguridad de los procesos

Gracias a la refrigeración de potencia regulada se elimina el estrés térmico en todos los componentes del armario de distribución. Las constantes fluctuaciones de temperatura típicas p. ej. de la regulación de 2 puntos clásica forman ya parte del pasado. De esta forma se alarga considerablemente la vida útil no sólo de los refrigeradores, sino también de los componentes del armario de distribución, lo cual se traduce en términos generales en una mayor seguridad de los procesos.

Los aparatos Blue e+ cubren un rango de potencias de hasta 6.000 W (anteriormente eran máximo 4.000 W) y pueden operar a temperaturas desde 30°C bajo cero hasta 60°C positivos.

Un manejo sencillo, para mantenimientos y reparaciones más rápidas

El nuevo display gráfico táctil proporciona todas las informaciones relevantes de un vistazo. Los mensajes del sistema son mostrados de forma no cifrada y en varios idiomas. Unas interfases de comunicación estandarizadas facilitan una integración sencillísima en los sistemas de control de procesos de las instalaciones de producción. Aparte de esto, los distintos protocolos, tales como bus CAN y Modbus TCP, permiten la transferencia de datos en tiempo real a través del puerto CAN o Ethernet. El puerto Near Field Communication (NFC) simplifica la parametrización de varios refrigeradores a través de un terminal móvil con soporte NFC
Blue e

Menú